Publicado: 18 de Abril de 2017

Las orugas crean sus nidos en una amplia variedad de árboles y plantas. Se reproducen a partir de huevos que la hembra esparce en plantas hospederas para que posteriormente se alimenten.

No son peligrosas, pero tienen un veneno que en contacto con la piel humana produce quemazón y para los árboles, tampoco suponen un gran daño, pero los debilitan y los hacen susceptibles a otras plagas.